Maduro: Obama quiere derrocarme por eso dio un paso más injusto y nefasto

1473585

Estas declaraciones las dio luego que Estados Unidos impusiera sanciones a siete altos funcionarios venezolanos vinculados con las violaciones de derechos humanos en ese país.

El presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, aseguró este lunes que su homólogo estadounidense, Barack Obama, ha dado el paso «más agresivo» de la historia de su país contra Venezuela después de que Washington declarase una «emergencia nacional» por el «riesgo extraordinario» de la situación del país caribeño para la seguridad de EEUU.

«El presidente Obama ha dado el paso más agresivo, injusto y nefasto que jamás se haya dado contra Venezuela», afirmó Maduro en una declaración desde el Palacio de Miraflores acompañado de todos los miembros de su Gobierno y del alto mando militar.

Asimismo, lo acusó de buscar derrocarlo a través de sanciones a sus funcionarios, mediante un decreto que considera al país miembro de la OPEP como una amenaza a la seguridad nacional de Estados Unidos.

«El golpe de Estado, (que) factura gringa tiene, ha sido derrotado y ante la derrota del golpe de Estado y la incapacidad de los agentes estadounidenses (sus opositores locales), figuras políticas de la oposición, los Estados Unidos de Norteamérica y el presidente Barack Obama, representando a la elite imperialista de los Estados Unidos, ha decidido pasar personalmente a cumplir la tarea de derrocar mi Gobierno e intervenir Venezuela para controlarla. (…) Por eso han dado este paso el día de hoy», dijo el presidente venezolano.

Estas declaraciones las dio luego que Estados Unidos impusiera sanciones a siete altos funcionarios venezolanos vinculados con las violaciones de derechos humanos en ese país.

Los sancionados son:

Antonio José Benavides Torres, comandante de las Regiones Estratégicas de Desarrollo Integral (REDI) de la región central de la Fuerza Armada Nacional Bolivariana (FANB) y exdirector de operaciones de la Guardia Nacional Bolivariana (GNB) de Venezuela.

Gustavo Enrique González López, director general del Servicio Bolivariano de Inteligencia Nacional (SEBIN) y presidente del Centro Estratégico de Seguridad y Protección de la Patria (CESPPA), al que Estados Unidos acusa de haber participado de forma directa o indirecta en actos represivos que constituyen un «abuso serio» o violación de los derechos humanos.

Justo José Noguera Pietri, presidente de la Corporación Venezolana de Guayana (CVG), una entidad estatal, y excomandante general de la Guardia Nacional Bolivariana (GNB), entidad a la que Estados Unidos acusa de cometer abusos durante las protestas del pasado año.

Katherine Nayarith Haringhton Padron, fiscal de nivel nacional de la 20 oficina de distrito del ministro público de Venezuela.

Manuel Eduardo Pérez Urdaneta, director de la Policía Nacional Bolivariana de Venezuela, cuyos efectivos utilizaron «fuerza física severa» y dispararon munición real contra los manifestantes que participaron en las protestas el pasado año contra el Gobierno de Nicolás Maduro, actos que, según Estados Unidos, «constituyen un abuso serio o violación a los derechos humanos».

Manuel Gregorio Bernal Martínez, jefe de la 31 Brigada Blindada de Caracas de la Armada Bolivariana de Venezuela y exdirector general del Servicio Bolivariano de Inteligencia Nacional (SEBIN) de Venezuela, del que estaba al mando cuando el 12 de febrero de 2014 miembros de este cuerpo dispararon contra los manifestantes en las protestas y mataron a dos individuos cerca de la oficina del fiscal general.

Miguel Alcides Vivas Landino, inspector general de la Fuerza Armada Nacional Bolivariana (FANB) de Venezuela y excomandante de las Regiones Estratégicas de Desarrollo Integral (REDI) de la región de los Andes de la Fuerza Armada Nacional Bolivariana de Venezuela.

COMPARTE ESTE ARTICULO

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.