Huancavelica: Hermanos van a prisión por alentar prostitución

hermanos-en-prision-por-alenta-JPG_654x469

Fiscalía halló indicios de presunta comisión de delitos tras intervención en burdel clandestino en Chuñurranra.

Los conductores del burdel clandestino intervenido días atrás en el sector de Chuñurranra, afrontarán en prisión el juicio por la presunta comisión de tres delitos, siendo el más grave trata de personas, ello tras ser aprobado el pedido de internamiento preventivo solicitado por el Ministerio Público.

DEUNCIA. Ante el requerimiento de la Segunda Fiscalía Provincial Penal de Huancavelica, los hermanos Rubén Cristóbal (27) y Luis Fernando (18) Contreras Vargas, fueron internados preventivamente por seis meses en el establecimiento penitenciario de esta ciudad.

El pasado 21 de febrero a las 21:30 horas aproximadamente, el fiscal Aquiles Padilla Maguiña, de la Fiscalía de Prevención del Delito de Huancavelica en un operativo conjunto, interviniero dicho establecimiento, donde sin reparos Luis Contreras pretendió cobrar al fiscal y los efectivos policiales la suma de dos nuevos soles por derecho de ingreso a lo que el representante del Ministerio Público le explicó sobre el motivo de la intervención. Asimismo, el Ministerio Público formuló denuncia penal contra ambos como presuntos autores de la comisión del delito contra la libertad en las modalidades de trata de personas, favorecimiento a la prostitución y proxenetismo, en agravio de G.M.C.G., R.Q.C., L.V.F.A., M.C.A., M.D.L.N. y M.I.A.T.

Los denunciados regentaban el bar “Dubai” ubicado en el sector Chuñuranra en Calqui Chico – Huancavelica, donde no solo vendían bebidas alcohólicas, sino que también ofrecían los servicios sexuales de sus víctimas a ocasionales parroquianos.

INDICIOS. En sus manifestaciones las jóvenes agraviadas dijeron que los parroquianos pagan 35 nuevos soles a los hermanos Contreras Vargas, de los cuales se quedaban con 15 soles y les entregaban 20 soles por cada cliente atendido.

Adicionalmente les otorgaban tickets de 5 soles por licor vendido. Según las primeras investigaciones, para montar el ilegal negocio captaron a jovencitas en Huancayo y Atalaya, a través de anuncios publicitarios, para que trabajen como damas de compañía en su ilegal negocio, incluso les pagaban los costos de pasajes, alimentación y hospedaje.

COMPARTE ESTE ARTICULO

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.