Ayacucho – Cuatro muertes sin resolverse

cuatro-muertes-sin-resolverse-JPG_654x469

Policía no tiene nada claro respecto a asesinatos.

Abel Oré Quispe (17), Cupertino Sandoval Ataco (20), Jesús Chávez Romero (40) y William Meneses Huamán (32), son los nombres de algunos dramáticos crímenes que en las últimas meses han conmocionado a los ayacuchanos. Las muertes, aún están sin resolver, y los familiares esperan que los casos no queden en el olvido, como muchos otros que se archivaron sin hallar a los culpables.

DECESOS. Como se sabe, el menor Abel Oré, fue asesinado en Huanta de un balazo en presencia de su enamorada al interior de su mototaxi. Según la joven testigo, el crimen fue porque el menor se negó a entregar su celular.

La madre del joven, Guillermina Quispe espera que el crimen se esclarezca porque el joven era el sustento de su familia.

En este caso, la Policía capturó a Alfredo Ll. R (29) alias “Negro” como sospechoso, pero el caso sigue sin resolverse. Sin embargo, uno de los casos que más sacuden la memoria es el crimen del estudiante universitario Cupertino Sandoval Ataco (20) quien fue visto por última vez 1 de mayo cuando salió a trabajar como taxista. Dos días después su cuerpo con visibles síntomas de tortura fue hallado sin vida en un basural en la zona de Huatatas, en Huamanga.

Sobre este caso, la Policía solicitó el levantamiento del secreto de las comunicaciones que podrían dar pistas sobre el crimen, pero hasta el momento no hay respuesta.

La familia espera la captura de los asesinos, quienes acabaron con la vida del joven estudiante.

La muerte de Jesús Chávez Romero (40) chofer del exalcalde de Huanta (Rodomir Chávez), se suma a la lista negra de asesinatos sin resolver. El extinto mototaxista, también fue asesinado de un balazo en el tórax.

Hace unos dias, William Meneses Huamán (32) chofer de un tráiler fue asesinado de un balazo en el ojo al interiror de su vehículo.

El caso de Cupertino, Jesús y William fueron relacionados con posible ajuste de cuentas por la forma de las muertes, pero no se encontraron culpables.

COMPARTE ESTE ARTICULO

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.