Ayacucho: Centro de salud funciona en biblioteca hace ocho años

centro-de-salud-funciona-en-bi-JPG_654x469

Encargados de Munisalud y la Biblioteca Municipal enfrentados por tener el control total del local.

De manera inapropiada y sin medir las posibles consecuencias, el centro de salud “Munisalud”, ubicado en el mercado Magdalena viene funcionando en el interior de la Biblioteca Municipal hace aproximadamente ocho años. Esto se debe a que la Municipalidad Provincial de Huamanga (MPH), cuenta con pocos locales, explica la obstetra María Pichardo, responsable de Munisalud.

Aquí se atienden especialmente mujeres en la prevención del cáncer y menores en estimulación temprana. Y cada vez se requiere de más espacio porque últimamente se han incrementado las atenciones. La obstetra pide que la biblioteca sea trasladada al local central. “La biblioteca debe irse a la Plaza Mayor, esta decisión depende de los gerentes. Nosotros queremos ampliar el centro de salud porque el servicio esta creciendo. Además los libros producen polvo y hongos que podría perjudicar a los pacientes”, refirió.

Otro problema que aqueja al centro de salud son los comerciantes que se ubican en las afueras. “Hemos tenido problemas el año pasado con ambulantes que estaban ubicados en la puerta, todo lo tapaban y hacían mucha bulla, eso la municipalidad esta controlando”, señaló.

Mientras tanto en donde funciona la biblioteca, que comprende casi la mitad del espacio total, el responsable Celso Efraín Cevallos, cuenta que en el área donde ahora ocupa el centro de salud, antes se exhibían más de 2 mil libros, entre estas habían publicaciones en latín, francés y español, considerados algunos como patrimonio cultural de la Nación, que ahora han sido guardados en la municipalidad.

Para Cevallos la biblioteca debe recuperar su espacio y el centro de salud trasladarse ya que no es adecuado su funcionamiento en medio de un mercado. Explica que en el centro de estimulación temprana los niños hacen bulla y eso distrae a las personas que quieren estudiar. Debido al poco espacio, es imposible la colocación de más anaqueles, los libros se ven arrumados en el suelo y hasta el mobiliario carece de espacio. A pesar de la incomodidad Cevallos, pide a la comuna publicitar más este lugar de estudio para que aumente el numero de lectores.

COMPARTE ESTE ARTICULO

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.